Adán y Eva, el Paraiso y la Serpiente, son ideas tan incorporadas a nuestra cultura que casi podríamos considerarlas universales. Lo mismo el concepto de Pecado, y la enumeración de los mismos.

Pero los orientales no tienen idea del Pecado Original, nadie cometió una falta por la que se pudo merecer la desgracia sobre la Tierra, y entonces el sexo no es tabú. Y junto con eso, los conceptos de placer y dolor, pedofilia u homosexualidad son relativos.

Los hindúes han sistematizado la actividad sexual en los famosos tratados Kama Sutra o Ananga Ranga y las mujeres libremente usan masturbadores que atan al pie y con habiles movimientos introducen y sacan de la vagina.

Para curarse de enfermedades vaginales, herpes u hongos se introducen penes de cuarzo que ofrecen a la luz solar para desarrollar las posibilidades energétcas de la piedra.

Los japoneses, sibaritas del sexo, mantienen el recato en el escenario médico. Con muñequitas de marfil, la mujer le señala al médico la localización de sus malestares y dolores, evitando la vergonzosa desnudez.


Contacto Blog Links Inicio << Anterior Siguiente >>